Hoy me gustaría presentarte una situación muy común en la mayoría de familias.

Tu hijo sale por la puerta, viene corriendo hacia ti con una sonrisa y tú, con toda la buena intención del mundo, le preguntas ¿Cómo te ha ido en el colegio? A lo que, sin pensarlo mucho, tu hijo responde con un simple y escueto “Bien”. 

Sin embargo, esta respuesta nos deja con cierta preocupación ¿Se lo habrá pasado bien? ¿habrá tenido algún problema? ¿se siente cómodo con sus compañeros?

¡Que no salten las alarmas! Es una respuesta completamente normal. Ellos, después de pasar largas horas en clase y haber disfrutado mucho con sus compañeros, cuando salen les apetece desconectar un poco. ¿No te pasa a ti cuando has salido del trabajo?

y en este sentido ¿qué podemos hacer para conocer un poco su día?

1 ESPERA. Espera a que salga de la clase, se despida de sus compañeros, te salude y salgáis del colegio. Muchas veces se sienten abrumados, con ganas de llegar a casa y relajarse.

2 BUSCA EL MOMENTO ADECUADO. Quizás puedes aprovechar un momento de tranquilidad en el que tu hijo esté merendando o está relajado en su habitación para empezar una conversación con él.

3 CAMBIA LA PREGUNTA. A veces sólo es necesario cambiar las palabras para generar una comunicación fluida con tu hijo. A continuación te dejo unas alternativas que te servirán para fomentar la comunicación positiva entre vosotros. Intenta ir buscando la variedad en ellas.

¿Te lo has pasado bien en la escuela hoy?

¿Ha pasado algo gracioso en la clase?

¿Has disfrutado con tus amigos en el recreo?

¿Has reído mucho hoy?

¿Qué ha sido lo mejor del día? ¿Y lo peor?

¿Qué te ha gustado más del día de hoy?

4. ESCÚCHALE: Escucha sus respuestas, muéstrate interesada, mantén la conversación. Es importante que él sienta que tienes interés.

 

Pin It on Pinterest